Skip to content

Toradora ep. 17

2009/03/08

Ami puso el dedo en la llaga…

Bueno, este episodio empieza con Minori recordando la frase de Ami, mientras está de pitcher en un partido de softball. Como está distrayendose por ello, trata de sacudirse, pero sin éxito, y luego de mucho errores “tontos”, su equipo termina perdiendo.

‘Oh sh—-!’

Mientras tanto, Ryuuji y Taiga están haciendo las compras para la cena, y Ryuuji está delirando con su OCD de limpieza. Sin embargo, Taiga lo sorprende diciendo que va a “comportarse bien”, ya que Santa Claus estará “cerca” en unos días.

Prepárense para sonrisas como ésta, porque Taiga las spameará mucho…

Taiga le pregunta a Ryuuji si, en el tiempo que estuvo ausente, pudo acercarse a Minori, pero el dice que no. Taiga empieza a darle un sermón y a regañarlo, pero se detiene y dice que, como es Navidad, va a “ser buena” y va a ayudarle para que su relación con Minori progrese, cosa que sorprende a Ryuuji no por el contenido del mensaje, sino por el motivo con que Taiga se lo dice.

What the f—?

I second that.

Al día siguiente, cuando llegan a la escuela, encuentran a una Minori calva (con la peluca de calvito del festival obviamente), quien está cantando unos enka bastante deprimentes, y quien los recibe de una manera bastante hostil, aunque luego se excusa diciendo que fue un chiste muy malo, para luego quedarse en el suelo como una miserable, diciendo que por su culpa su equipo de softball perdió el partido.

Se ve claramente que son síntomas de emoness…

Luego sale Kitamura de las baldosas, y se lanza en el suelo como señal de agradecimiento por todo lo que Taiga ha hecho por él, ya que inclinarse o arrodillarse no es suficiente. Como sea, durante el almuerzo, todos escuchan un programa de “radio”, en el cual están Yuri-chan y Kitamura hablando sobre despechos y etc. Cuando Ryuuji pregunta qué se supone está haciendo Kitamura, le dicen queahora es considerado como el “Dios de los Corazones Rotos”, que “les quitará la mala suerte y los ayudará a declarársele al chico/a que les guste”. Taiga hace caso omiso a las estupideces que empiezan a decir, y dice que no les hará nada porque se va a comportar bien porque es Navidad y yada yada, pero en eso llega Ami y la baja de las nubes.

*facepalm*

だろう?

En eso Kitamura hace un anuncio por el altavoz, en el cual informa sobre una fiesta de Navidad que harán en el auditorio, y a la que deben asistir con una pareja. Ryuuji lo ve como una oportunidad de acercarse a Minori, cosa que Taiga se lo recuerda cuando están regresando a casa. Además, Taiga le dice que se convertirá en su “Cupido” para que pueda declarársele a Minori.

No, más bien a Hatsune Miku…

Al día siguiente, todos están organizando los preparativos para la fiesta, y apuntan a Taiga como Comandante en Jefe supervisora de todo el zafarrancho, cosa que acepta arrastrando a Ryuuji consigo. Luego le pregunta a Minori si va a ir a la fiesta, pero ella dice que no piensa a ir por la derrota de su equipo. Cuando Ryuuji la intenta convecer, esta se rehúsa categóricamente de nuevo. En eso llega Ami, quien intenta subir lo ánimos, y se le insinúa a Ryuuji de una manera bastante peculiar.

Epa!

Además, Ami recalca que de ella dependerá el éxito de la fiesta, y que cierta persona (Minori), vaya o no. Minori, quien estaba escuchando, no oculta su incredulidad, y Ami procede a bombardearla con comentarios sarcásticos para que suelte lo que está pensando, pero sin éxito: Minori repite que no irá a la fiesta y se marcha del salón.

Esa noche, Taiga y Ryuuji se reúnen en el café donde Minori trabaja para estudiar para sus finales, y notan que Minori se tomó el día libre. En eso, Taiga nota que Minori está evitando a Ryuuji, y no sabe cómo actuar en ese momento. Luego llegan Kitamura y spam de gente, y una de las nulas se une al cambote, con la excusa de copiar de los apuntes milagrosos que se ganó Ryuuji en el festival cultural.

Thanks for pointing it out, Captain Obvious…

¿Y esta nula qué hace aquí?

Bueno, cuando llegan el montón de nulos, empiezan a organizar los asientos de manera de que Taiga y Kitamura queden juntos. Estos dos luego se van a buscar bebidas, y cuando Ryuuji les pregunta a los nulos por qué intentan juntarlos, éstos le dicen que como ahora saben que a Taiga le gusta Kitamura, van a ayudarlos para que queden juntos, cosa que a Ryuuji no le hace mucha gracia, aunque no se los hace saber.

Les dije, Taiga iba a spamear las sonrisas…

Luego, cuando todos se están calabaza calabaza, Kihara (la nula), detiene a Ryuuji y le dice que no le parece que Kitamura y Taiga hacen buena pareja y yada yada, y Ryuuji deduce que a ella también le gusta Kitamura. Ella entonces le dice que sería mejor que el y Taiga quedaran juntos, ya que él cuida mucho de ella y es el más cercano.

What the f—?

Impresiones

Bueno, este episodio marca el inicio del mini-arco de Minori. Y como vieron, no va a ser nada genki como ella. Al principio del episodio vemos que Minori está “angustiada”, luego de recordar lo que le dijo Ami sobre su “sentimiento de culpa”, y empieza a actuar de una maner no-Minori/no-genki.

Como ya habré dicho cientos de veces, las expresiones faciales en Toradora juegan un papel fundamental en el desarrollo de la historia, y en este episodio determinan la atmósfera del mismo y también exponen, hasta cierto punto, los sentimientos de los personajes. La expresión de preocupación/angustia de Minori, al principio de episodio, demuestra que tiene un conflicto interno relacionado con Taiga y Ryuuji, y su reacción para/con Ryuuji en clases refuerzan el hecho. Primero, cuando presenta hostilidad (en parte verdadera, y en parte fingida) hacia Ryuuji, y luego cuando ni lo ve a la cara cuando éste la invita a la fiesta.

Otra escena en la que se nota claramente cómo Minori se ve afectada por su “predicamento” es cuando Ami empieza a insinuársele a Ryuuji, quien lo hace con el objetivo de forzarla a ir a la fiesta. Minori no soporta la rudeza con que Ami la “provoca”, así que decide “salir del salón”. Viéndolo desde otro punto de vista, lo simbólico de la escena radica en que Ami en realidad quiere que Minori hable sobre su actitud (y hasta cierto punto, sentimientos) hacia Ryuuji, y la salida de Minori, mientras enfatiza su intención de no ir a la fiesta, así como usar su derrota softball como excusa, indica que está huyendo de sus propios sentimientos y no quiere enfrentar a Ryuuji, ya que sabe lo que eventualmente hará.

Dejando de un lado a Emorin (si, ya dejó de ser Minorin), vemos que el otro extremo de la bagette en este episodio fue Taiga. Desde que empezó la época de Navidad (en el episodio, cuando salió al aire ya era febrero), Taiga cambió su actitud de manera muy perturbadora, y que dejó a medio mundo perturbado, sin duda alguna. Todo el rollo de “me voy a portar bien porque Santa me está observando” dejó claro que Taiga todavía tiene a su niña interior presente. Lo que si no me sorprendió tanto fue el hecho de que Taiga ayudase (o tuviera la intención de) a Ryuuji con su situación con Minori, aunque la manera en que toma la situación hace saltar dudas sobre si es muy inocente, muy infantil o muy tonta.

Por otro lado está Ami, la siempre insightful Ami. Si bien sus acciones en este episodio fueron bastante ambiguas, si intención era la de hacer que Minori reaccionara y que reflexionara sobre sus sentimientos. Sin embargo, el plan no le funcionó, ya que Minori no piensa reflexionar un cipote sobre sus sentimientos. De esto hablaré luego.

Y por último, el plot twist del episodio: la nula Kihara le confiesa a Ryuuji de que le gusta Kitamura. Aunque no lo hubiese dicho de manera directa, Ryuuji pudo deducir fácilmente de lo que le pasaba, y le sorprendió el hecho de que Kihara dijera que sería mejor que Taiga quedara con Ryuuji, ya que él es quien mejor la conoce. Momentos antes, Ryuuji estaba reflexionando sobre las acciones de sus amigos, y “cuestionaba” el hecho de que a Taiga le gustase Kitamura, y sobre cómo se sentía sabiendo eso.

Bueno, ahora tengo un par de cosas que anunciar. La primera es que, como ya llegué al episodio 17 (y todavía no he hecho editorial de episodio alguno), es hora de hacer la segunda parte de la editorial de “sal con vainilla”. Y esto me lleva al segundo anuncio. Mañana empezaré clases en la universidad, así que dispondré de menos tiempo para dedicarle al blog: mis únicos días libres, incluyendo los fines de semana, son martes y jueves. Así que, los días en que tengo clase es probable que no publique nada, aunque tal vez adelante algún draft. Anyways, el punto es que, la segunda editorial la estaré escribiendo en mis días libres, y probablemente la publique el sábado, o algo así. Además, en dicha editorial, incluiré todas las referencias “simbólicas” que se ven a cada rato en Toradora! (y que casi nadie nota), y usaré también como referencia al segundo ending. Como sea, ahora me retiro: mañana debo madrugar. Nos vemos el martes.

つづく。

2 comentarios leave one →
  1. Sei permalink
    2009/03/09 01:51

    He venido leyendo las reviews de Toradora hasta ahora y debo decir que estan muy bien, son lecturables, las imagenes son buenas y tu sentido del humor no esta mal; no las echas a perder y quedan entretenidas.

    Sigue asi y suerte con los estudios.

    Saludos
    ————————–

    PD. No me conoces de nada y si, soy hombre…

    • Captain Arepa permalink*
      2009/03/09 16:11

      Me alegro mucho que te agraden mis reviews, aunque todavía me falta mucho por aprender. Muchas gracias! =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: